martes, 24 de enero de 2017

EDUCACIÓN EXPANDIDA


El gran reto de la educación de nuestro tiempo. Convertir el fenómeno educativo en un continuo.
Aprender en cualquier lugar, crear el espacio donde se generen aprendizajes. Salir del aula en busca de conocimiento. Llevar al aula la vida real.
Me gusta la metáfora de Gabriel Celaya en su poema "Educar·. Como capitanes del barco, necesitamos marineros valientes, sin miedo a equivocarse, aprendiendo del error, dejándose llevar por el oleaje, llegar a nuevos destinos, disfrutar del momento, de la compañía. Debemos ser los dinamizadores de un barco cargado de diferencias pero con el mismo objetivo: aprender, descubrir, soñar. Nuestras armas para gobernar el barco han cambiado. Trabajamos cooperativamente, a través de proyectos, dentro de una nueva cultura de pensamiento sobre la que construir los aprendizajes. Hoy nuestros marineros sienten la necesidad de complacer sus múltiples inteligencias, de aprender desde la emoción, en un entorno rico, tanto en la escuela como en la familia. Todo ha de ser un summun que permita llegar al conocimiento, ha realizar un andamiaje a través de sucesivos aprendizajes. Un andamiaje que se irá retocando, modificando a medida que accedemos a nuevos conocimientos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada